Viva México: comienza el proyecto

Ramón Carlín fue el mexicano que ganó la primera edición de la “Whitbread Round the World Race”, la regata de vuelta al mundo más dura en la que se compite actualmente. Este hecho histórico sucedió en 1974, a bordo de un velero SWAN 65 de nombre “Sayula II”, con una tripulación multinacional, poco experimentada, y siendo el único barco “no europeo”. Su liderazgo sin duda fue clave para conseguir esta hazaña oceánica.

En este enlace puedes encontrar un vídeo: 1ª Whitbread Round the World Race 

La “Whitbread Round the World Race” se denominó posteriormente “Volvo Ocean Race” (VOR), y actualmente se denomina simplemente “THE OCEAN RACE”. Distinto nombre pero el mismo espíritu pionero, para la que es sin duda la competición oceánica a vela “en equipo” más demandante del mundo.

En este link podéis encontrar la página web oficial de esta regata: THE OCEAN RACE.​

Desde 1974, México no ha vuelto a estar representado con un equipo en esta competición oceánica. Sin embargo, hace unos meses ha comenzado un proyecto para intentar participar en la próxima edición de la OCEAN RACE, que saldrá de Alicante (España) en otoño de 2021, y tras dar la vuelta al mundo con 7 escalas llegará a un puerto de Europa en verano de 2022.

Primeros pasos y el cruce del Atlántico

El pasado mes de agosto un grupo de empresarios de México adquiere en Cascais (Portugal) un velero modelo VO65 (en la figura de arriba), que ya participó en la anterior edición de la VOR, y rápidamente comienzan los preparativos y el alistamiento del barco. El proyecto lo coordinan desde México Cristóbal González-Aller Pita y Erik Brockmann.

Ayudó en los orígenes de este proyecto el gran regatista coruñes Chuny Bermudez de Castro, el español que más veces ha participado en la Volvo Ocean Race (un total de 6 ediciones), y que además ganó la VOR 2014-2015 a bordo del “Abu-Dhabi”. Chuny ha destacado en múltiples competiciones a vela, participó en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004 (en la Clase Star), y también ha participado en la Copa América de vela en 1995 y 2000. El 2015 recibió el premio de “Navegante Oceánico del año” en el Monte Real Club de Yates de Bayona.

Completado el alistamiento del VO65 en Portugal, se efectúan con éxito pruebas de mar en aguas de Lisboa, y una primera navegación hasta Puerto Calero (Lanzarote – Islas Canarias) en solo dos días. De allí zarpan el 12 de diciembre para cruzar el Atlántico, y en un tiempo récord de apenas ocho días llegan a la Isla de Martinica (Caribe), empujados por unos favorables vientos alisios.

En este pequeño vídeo se puede ver un momento de la travesía del cruce del Atlántico con Chuny al timón:

Entrevista a Cristóbal González-Aller Pita

A continuación, le pedimos a Cristóbal que nos cuente un poco más de este proyecto.

Cristóbal, ¿Que destacarías de este proyecto OCEAN RACE 2021-22?.

El hecho de que México, casi 50 años después, se esté planteando de nuevo la entrada a esta competición tan emblemática y prestigiosa, y liderando además el continente americano al ser el único participante de América en la clase VO65, es de por sí una buena noticia.

La vela mexicana está en un claro momento de evolución, y quiere que este proyecto no se quede en una mera participación anecdótica; con el objeto de que, estructurando un plan de trabajo apoyado por la propia Ocean Race, trascienda en las bases de este deporte en México.

¿ Cuales son los principales trabajos o retos que le quedan por delante en este proyecto en los próximos dos años?.

La envergadura de la regata es tal que debe planificarse muy bien, tanto en la parte deportiva como en la financiera. El primer reto que tenemos por delante es terminar de entusiasmar a cuantos más mexicanos mejor, y hacer que lo sientan como un proyecto de país.

Sin duda, para que todo esto suceda, la labor comercial de atraer inversión tanto de grandes empresas mexicanas con visión global, como de empresas internacionales con intereses en México y LATAM, es vital y hará que logremos la financiación necesaria.

En el aspecto deportivo ya se ha anunciado nuestra participación en regatas de trascendencia como la San Diego – Puerto Vallarta (PV Race), y la Tahití, estos próximos meses. Hay que poner a punto tanto el barco como la tripulación, y estas pruebas ayudarán a que esto suceda.

En definitiva, queda mucho por hacer tanto en lo comercial como en lo deportivo.

Cristóbal, el velero elegido por este equipo para esta competición es es un VO65 ¿Cuales son sus principales cualidades?.

En esta próxima edición de la OCEAN RACE, donde convivirán las clases VO65 e IMOCA60, el equipo mexicano se decidió por la primera debido fundamentalmente a:

– El VO65 continua con la línea de navegación más clásica, sin utilizar foils. 50 años después de la primera regata donde México ganó, se nos hacía la manera más lógica de entrar cerrando el circulo con este tipo de navegación.

– El VO65 es un barco que ya estaba disponible desde el principio de la campaña, y esto nos permite evolucionar la parte deportiva además de ayudar mucho a la parte comercial al poder “mostrar” el barco desde el origen.

– El VO65 es un barco testado, seguro y competitivo.

– El VO65 es un modelo “one desing” frente a IMOCA que es “open”; es decir, todos los barcos que compiten en VO65 van a ser iguales y la diferenciación por tanto esta en la capacidad de la tripulación. Esto es muy importante para nosotros, ya que no se trata tanto de una cuestión económica sino deportiva.

Con respecto a la tripulación ¿Como se formará el equipo?

Con respecto a la edad, la NOR (Note of Race) nos obliga a contar con 6 de los 10 tripulantes menores de 30 años; y de esos 6, al menos 3 menores de 26 años y solo 4, por tanto, mayores de 30 años. Es decir, es perfecto para dar la oportunidad a nuevos regatistas y eso es lo que busca México, contar en los próximos años con gente de gran nivel en sus filas.

Además, deberemos contar con al menos 3 mujeres, y esto será buenísimo para lograr un equipo mixto tanto en géneros como edades y que, además, será multinacional.

Por lo tanto, será un equipo eminentemente mexicano, pero entendiendo que debemos contar con los mejores, y tal como hizo Ramón Carlín 50 años atrás incorporaremos regatistas de diversas nacionalidades.

Desde “Navegantes Oceánicos” le deseamos mucha suerte a México, y a todo el equipo involucrado en este apasionante proyecto, para superar los retos que quedan por la proa hasta la participación en la Ocean Race 2021-22.