Introducción.

En los capítulos anteriores de este libro on-line «Manejo y trimado de las velas», vimos los fundamentos teóricos de la vela, destacando la importancia del angulo de incidencia y del embolsamiento para trimar correctamente una vela y producir la máxima fuerza vélica.

En este cuarto capítulo, vamos a comenzar a aplicar estos fundamentos teóricos, de forma  práctica,  a una vela concreta de nuestro barco: la vela de proa (el génova o el foque). En  futuros capítulos, más adelante, trataremos otras velas de proa como el spinaker o las velas asimétricas.

Para ello, veremos los cuatro elementos de control que tenemos sobre esta vela de proa, que podemos ver en la figura, y unas nociones de como actuar sobre ellos en las diferentes condiciones de viento.

Estos elementos de control sobre los que podemos actuar en una vela de proa (génova o foque) son:

– la tensión del estay del proa,

– la tensión de la driza con la que izamos la vela,

– la posición del carro de escota,

– y la tensión con la que cazamos la escota.

Dejaremos, sin embargo, para el próximo capítulo la forma de utilizar los indicadores de la vela (los catavientos), los cuales nos ayudarán a actuar sobre dichos elementos de control para el ajuste fino del trimado.

Este contenido solo está disponible para subscriptores de navegantesoceanicos.com

Efecúe Log In para desbloquear.