Susana Escalona, más conocida en las redes sociales como “Susanita Alamar” es navegante, emprendedora y apasionada por la mar, con espíritu siempre positivo. Ha participado como patrona a bordo del “Nemo” en la travesía “Stella Oceani” (Navegando con los astros) y como autónoma dirige “ALAMAR SAILING”.

Es armadora del “Albatross”, un barco sueco de 32 pies del 79 del astillero Marieholm, y justo antes del confinamiento adquirió el “Aurora” (Dufour 28 del 79) para restaurarlo; todavía no está navegando pero lo tiene casi listo.

En esta entrevista nos cuenta su experiencia personal en el mundo de la náutica, las actividades de “ALAMAR SAILING”, sus iniciativas y planes de futuro.

Susana, ¿Puedes contarnos tus comienzos en la navegación a vela?

¿Cómo surge el proyecto ALAMAR SAILING?.

Mi primer contacto con la navegación a vela fue durante la universidad en el 2006. Vi que ofrecían unos cursos de libre elección de vela y me apunté. Me encantó la experiencia y quise más, así que me saqué el PER por primera vez. La mala suerte que cuando hice las prácticas, se me había caducado la teórica y finalmente no me convalidaron el título. Entre el trabajo y los exámenes de la uni no me volví a presentar, de manera que terminaron caducando también las prácticas.

La vida hizo que me olvidara de alguna manera de esta afición que tanto me había gustado. No fue hasta el 2015 cuando por casualidad abrí un email de propaganda que ofrecía el curso del PER a bordo para Semana Santa. Justo tenía el tiempo y el dinero, así que no me lo pensé ni un segundo y me apunté. Era aquella espinita que tenía clavada en el corazón, no podía dejar escapar esa oportunidad.

Así que por fin obtuve mi título del PER!.

 

Pero como nos suele pasar, el trabajo, las obligaciones del día a día, de nuevo hicieron que no siguiera en contacto con esta afición. Lo intenté en varias ocasiones, pero todas las salidas que encontraba se realizaban en fin de semana, y justo era cuando yo trabajaba.

En el 2018 y durante unas vacaciones por Italia, volví a conectar con el mar. Alquilé una plaza en un velero que nos llevó a visitar la costa Amalfitana y la Isla de Capri. Volví “Súper in Love” y decidí que no podía ser, que tenía que empezar a navegar más a menudo.

Así que empecé a contactar con todas las empresas que ofrecían salidas compartidas desde Barcelona y les ofrecí traerles clientes a cambio de poder navegar ilimitadamente en todas las salidas que hicieran.

Y así fue como conocí a Miquel y Roland. Con el primero me pasé todo el verano navegando. El segundo me vendió mi primer barquito y me convenció para que me sacase el título de patrona profesional. Con la excusa de que él se lo estaba sacando todo de nuevo porque sus títulos Holandeses no le servían en España para trabajar, llamó directamente a la escuela en la que estaba apuntado y me inscribió casi sin preguntarme “para la próxima temporada necesitaré patrones para mis otros barcos” me dijo.

A los dos meses de comprar el barco, despedían a una persona de las oficinas donde estaba trabajando. Me ofrecí voluntaria para poder tener tiempo de sacarme todos los títulos y poder dedicarme así al mar.

En febrero del 2019 me veo en el paro, con un barco (sin tener ni idea de lo que eso supone) y estudiando para ser Patrona Profesional. Además de empezar a gestionar el alquiler de algunos barcos del puerto de Badalona y Port Forum.

En julio del 2019 obtengo mi título de patrona profesional y empiezo a realizar charters como patrona y gestionando cada vez más barcos, alguno incluso en el Port Olímpic.

Durante este tiempo mi perfil de Instagram cambió de @susanita a @susanita_alamar, una tía que iba publicando los mantenimientos que le hacía al barco, cómo salía a navegar, se subía al palo, desmontaba un motor…

Mi idea era tener listo el Albatross para poder trabajar con él. Durante el confinamiento todo se paró. Nuestros clientes principales eran los turistas.

¿Qué iba a ser ahora de nosotros?

Se me ocurrió que tenía que buscar otro nicho de mercado. Gente local, ya que no se podría viajar fácilmente. Pero dentro de la gente local quería diferenciarme, hacer algo diferente que ninguna otra empresa de charter ofreciera. Y fue así como se me ocurrió la iniciativa Mujeres Alamar, con el lema “en mi barco mandan las mujeres”. Y es que me acordaba de muchas veces en las que saliendo a navegar, incluso con mi propio barco, no sentía que estaba yo al mando cuando tenía la presencia de un patrón a bordo.

En cambio, cuando salía a navegar con mis amigas, me encantaba. Les decía que me tenían que ayudar, porque el Albatross no tiene piloto automático. Así que me ponía a decirles lo que tenían que hacer, y ellas súper contentas colaboraban, aprendían y se lo pasaban súper bien.

La iniciativa tuvo mucho éxito, 20 mujeres me reservaron packs de 5 salidas de 2h para iniciarse y aprender a navegar a vela cuando todavía ni siquiera podíamos salir de casa.

En junio se terminó el confinamiento, pero mi barco todavía no estaba listo para navegar. Así que para poder dar salida a las reservas que me habían hecho, empecé a alquilar barcos en lista 6ª para poder trabajar durante todo el verano y continuar así con esta iniciativa.

Sabemos que con tu barco ofertas salidas de dos horas con diferentes temáticas, además de cursos de PER embarcado. ¿Nos hablas de ello o nos cuentas qué otro tipo de navegaciones se pueden hacer contigo?

Mi producto estrella son salidas de 2h. Creo que tienen éxito porque son salidas cortitas y todo el mundo tiene un hueco para salir un ratito a navegar y desconectar del estrés del día a día y de la ciudad. Además de que los precios son más asequibles que los de una salida más larga.

Estas salidas suelen ser instructivas. Me gusta que sean ellas quienes lleven el barco, que toquen, que se equivoquen y que aprendan. También tenemos tiempo para bañarnos, charlar y reír. Al atardecer para la puesta de sol aprovechamos para meditar.

También organizo travesías, salidas de un día o medio día…

A partir de ahí, estoy abierta a todas las peticiones que puedan hacerme. Dime cuantos sois, qué queréis y yo os busco el barco y os hago de patrona. Incluso si no tengo disponibilidad os busco un patrón de confianza.

Además, colaboro con otras escuelas y clubes, ya que hasta el día de hoy el Albatross sigue en proceso de papeles para poder trabajar. Yo organizo los grupos y las escuelas y clubes me facilitan los barcos.

A continuación podéis ver un vídeo de una actividad (Curso PER) de ALAMAR SAILING.

Dentro de estas salidas a la mar temáticas, ¿Qué prefieres ver navegando, el orto o tal vez el ocaso?

En las salidas de 2h prefiero el ocaso, levantarse expresamente para salir a navegar tan temprano me da más pereza, pero durante las travesías, como ya estamos en navegación me encanta ver el amanecer. Navegar de noche y poder contemplar las estrellas y conocer las constelaciones es una pasada.

Has tenido 2 veleros hasta ahora, el ALBATROS y el AURORA. ¿Puedes contarnos el por qué del cambio, y las características del AURORA?

Todavía tengo los dos 😊

El Albatross es un Marieholm 32e del 79 y el Aurora un Dufour 28 también del 79. Ambos tienen un camarote a proa y pueden dormir 6 y 4 personas respectivamente. El Albatross al ser quilla corrida es un poco más difícil de maniobrar en puerto, pero navega muy bien, es muy marinero como suelen decir y ha cruzado el Atlántico.

El Aurora es relativamente pequeño y fácil de maniobrar. Diría que es perfecto para alguien que está empezando.

Ahora, convénceme por favor. ¿Por qué hay que navegar contigo?

Pues… Porque soy guapa, simpática y divertida… jaja…

Vale, ahora en serio… Yo creo que hay que navegar con diferentes personas y diferentes barcos, y ver con qué patrones sientes que conectas más, si te gusta que te enseñen o prefieres salir a pasear, si te gusta el ambiente de las personas que vienen a navegar en ese club… Al final, más que el barco en sí, la esencia de la navegación que se haga depende mucho del patrón y como maneje a la tripulación.

Las chicas suelen decirme que les gusta navegar conmigo por el ambiente que se genera entre ellas. La que sabe más ayuda a la que sabe menos. Nadie viene a quitarte de en medio porque no sabes y él sabe más que tú o porque no tienes fuerza suficiente. Dicen que explico para tontos, así que me entienden muy bien (alterno vocabulario náutico con vocabulario convencional para que no sientan que hablo chino y puedan entenderme y acostumbrarse poco a poco). Que siempre me ven tranquila (aunque a veces haya momentos de estrés) y eso les transmite seguridad y confianza, porque mientras yo esté tranquila sienten que todo está controlado.

Y porque soy la única mujer emprendedora en el puerto, una mujer luchadora que se ha hecho a sí misma, un ejemplo a seguir que empodera a otras mujeres a luchar por sus sueños (y otras cosas súper bonitas que me han llegado a decir y me llenan los ojos de lágrimas de la emoción).

Se ha creado algo más que un club, es una comunidad, una familia…

Intentas promocionar la navegación entre las mujeres, una gran iniciativa. ¿De qué forma?. ¿Puedes contarnos tus progresos?.

Más que intentar, directamente es lo que más hago, a penas vienen hombres a navegar con nosotras. Desde que propuse la iniciativa durante el confinamiento, el 90% de las mujeres que han venido a navegar, ha sido su primera vez. Muchas se han enamorado de esta actividad y han sido ellas mismas las que me propusieron darles clases para sacarse el PER. Y algunas ya me están pidiendo el Patrón de Yate.

Así que visto el éxito, sigo promocionando Mujeres Alamar.

Lo que me he encontrado ha sido algún hombre que me pregunta que si él también puede venir a navegar. Normalmente, en las travesías largas, si lo promociono solo para mujeres no vendo plazas a hombres, porque entiendo que muchas de las mujeres que vienen lo hacen precisamente porque se sienten más cómodas en un ambiente femenino, pero no descarto hacer alguna travesía mixta.

Para las salidas de 2h si que han venido algunos hombres a navegar, aunque son pocos los valientes que se atreven a venir con nosotras, siempre digo que los hombres también son bienvenidos en estas salidas.

Seguro que pasaste alguna situación difícil o delicada en la mar. ¿Nos la cuentas?.

Las situaciones difíciles suelen pasar cuando hay mucho viento y olas. En una travesía al delta del Ebro se nos soltó un lazy bag en plena maniobra para poner un rizo, la vela se nos caía encima, el cabo suelto no paraba de dar latigazos y justo nos cruzaba un pesquero seguido de delfines. Conseguimos amarrar el cabo suelto como pudimos y apañar la vela para que no colgara por encima de nuestras cabezas hasta llegar a puerto para subir al palo y amarrar en su sitio el lazy bag.

También he entrado a vela al puerto y remolcada… En otra ocasión fuimos a rescatar a un compañero que se quedó sin motor y fui yo en ese caso quien lo remolcó.

Y bueno, de momento nada tan grave que no hayamos podido solucionar.

Creo que la mar fue todo un descubrimiento que hiciste. Si lo llegas a hacer antes… ¿hubieras renunciado a ciencias químicas por comenzar una carrera relacionada con la mar?.

Sin duda alguna, de hecho quise hacer ciencias del mar, pero por nota y logística terminé haciendo química porque algo había que estudiar, o al menos esa es la creencia que nos hacen tener.

¿Resulta caro mantener un barco de lista 6?, ¿Dónde se podría abaratar?.

Recién pongo mi barco en lista 6ª. Creo que es más caro mantener un barco en lista 7ª porque no lo puedes explotar económicamente. Al menos en lista 6ª se transforma en un activo y puede pagarse él mismo con los ingresos que va generando. Pero si es verdad que la burocracia que hay detrás es muy pesada y exigente. Solo para poder abanderar el Albatross en lista 6ª le he tenido que hacer un proyecto ingeniero que me ha hecho plantearme si realmente me valía la pena hacerlo o venderlo y comprar otro barco que estuviera en bandera española.

Al final decidí quedármelo porque le he invertido mucho dinero y esfuerzo en mejorarlo. Este barco sé lo que tiene bien y lo que tiene mal, me lo conozco de pies a cabeza incluso el motor se lo he desmontado entero y lo he vuelto a montar. Cada vez que compras un barco tienes que revisarlo todo bien e invertirle un dinero, tienes que contar que no solo será el precio de compra, si no el de las reparaciones y el mantenimiento que deberás hacerle para ponerlo a punto.

Cierra los ojos. Tu mejor momento en la mar es….

El sol calentando mi piel mientras la brisa salada del mar me refresca. Navegando solo a vela, el casco atravesando las olas como banda sonora. Sola o acompañada.

El tiempo no existe.

¿Que planes tienes para el futuro? ¿Te gustaría hacer navegaciones oceánicas, como por ejemplo cruzar el Atlántico?.

Mi objetivo es que Alamar Sailing se convierta en una escuela o club referente en cuanto a navegación y motivación personal. Dirigido por mujeres y para mujeres. Que no me necesiten a mi para salir a navegar, que ellas solas se atrevan, que superen sus miedos y crezcan personalmente.

En algún momento si que me gustaría cruzar el Atlántico y viajar por el mundo en velero descubriendo pequeños lugares paradisíacos desde el mar.

Desde «Navegantes Oceánicos» agradecemos a Susana esta interesante entrevista, con nuestro reconocimiento a su empuje y emprendimiento, y a su forma positiva de ayudar a los demás aprender a navegar.

También deseamos a Susana mucha suerte con su proyecto ALAMAR SAILING, del que puedes encontrar más información en el siguiente enlace:

Alamar Sailing

Entrevista realizada por Santiago Iglesias de Paúl